¿Existen posibles efectos secundarios como consecuencia de la vacuna?


De vez en cuando nuestros engreídos pueden sufrir efectos secundarios como consecuencia de una vacuna. Algunos perros pueden parecer cansados, estar calientes al tacto, o perder el interés en la comida. Estos signos muchas veces son producidos por una fiebre leve. En muchos de ellos, ésta es una reacción natural al efecto de la vacuna sobre el sistema inmunitario que suelen aparecer alrededor de un día después de la vacunación. Deberían desaparecer por sí solos dentro de un par de días, pero si no lo hacen, hay que acudir a su médico veterinario de confianza. Algunas vacunas pueden provocar dolor durante unos segundos cuando se administran. En algunos casos, puede producirse hinchazón, acaloramiento o enrojecimiento en el lugar de la inyección. Esta es una reacción normal en algunos perros.


Los signos muchas veces desaparecen rápidamente, pero en otros pueden demorar unos días o semanas antes de desaparecer completamente después de la aplicación de la vacuna. De vez en cuando, examine el lugar donde se colocó la vacuna, así puede comprobar que estos signos han disminuido o desaparecido.

¿Existen otros efectos secundarios menos comunes como consecuencia de una vacunación? Sí, pero ocurren raramente. Nadie puede decir con seguridad si se producirán o no en su perro. A continuación, incluimos una lista de estos efectos secundarios extraordinarios:


La anafilaxia (una reacción alérgica) puede ocurrir minutos u horas después de recibir una vacuna y puede tener vómitos, diarrea, dificultades respiratorias o sufrir un colapso. Ocasionalmente puede ocurrir inflamación de la cara o del cuerpo, o una urticaria parecida a la producida por la picadura de una abeja. Su mascota puede esconderse, acostarse en un rincón, y no tener deseos de moverse. En la mayoría de los casos, estos efectos secundarios pueden ser tratados con éxito. En casos extraordinarios pueden resultar mortales. Si observa estos signos en su engreído, asegúrese de llevarlo a su veterinario de inmediato.

Se ha entablado un debate científico sobre si las vacunas pueden o no causar trastornos del sistema inmunitario. Sabemos que los trastornos inmunitarios que se sospecha que están relacionados con la vacunación son muy infrecuentes. Cuando se producen, estas enfermedades pueden dañar las células sanguíneas, plaquetas, ojos o riñones. Cuando esto sucede, puede tener movimientos lentos o debilidad. También podría comer menos o tener más sed.


Algunos podrían orinar más o sangrar y sufrir moretones fácilmente. Si su perro muestra cualquiera de estos síntomas o algún signo anormal después de una vacuna, comuníquese de inmediato con su médico veterinario. Estos efectos son graves y es importante que usted los entienda. Sin embargo, también debe saber que las vacunas protegen contra enfermedades que son mucho más comunes, y que en algunos casos causan la muerte. La mayoría de los veterinarios y dueños piensan que la protección de la mascota contra estas enfermedades graves es más importante que el riesgo mínimo de un efecto secundario producido por la vacuna.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo